Todo ciclista necesita tener ciertas habilidades para manejarse de forma segura en la conducción.

Si lo tuyo es la bici y eres o quieres ser un buen ciclista es muy importante dominar ciertas habilidades que te permitan una conducción segura, fácil, rápida y, por supuesto, divertida

¿Cuáles son las habilidades? Sigue leyendo que te las contamos a continuación.

habilidades ciclista

Dominar los cambios de marcha.

No tener ni idea de cómo o cuándo cambiar los cambios de marcha puede hacer que pierdas impulso y bajar de la bici si estás subiendo una montaña.

Por todo esto es de vital importancia entender cómo hacer que los engranajes sean más fáciles o difíciles de girar y cambiar a la marcha correcta antes de que realmente la necesites.

Ya sabes que la cadencia ideal en carretera es de 90 revoluciones por minuto, para conseguirlo tendrás que cambiar de marcha atendiendo las circunstancias del terreno.

habilidades ciclista

Tomar las curvas.

Girar en una curva de manera segura es una habilidad fundamental que todo ciclista debe tener. Evidentemente la posición y el pedaleo cumplen papeles esenciales en la técnica.

No olvides que, al tomar una curva ve frenando ligeramente antes de hacer el giro y no durante o saliendo del giro.  Además, debes mantener tu pedal interno arriba y tu peso sobre el pedal exterior. Dirige tu bicicleta con tu peso corporal desde el centro.

habilidades ciclista

Escalar.

La escalada depende de la mentalidad del ciclista y de la fuerza y poder de sus extremidades inferiores.

Descender.

Debe ser hábil en el manejo de la bicicleta, el equilibrio y la técnica de frenado se ponen a prueba cuando un ciclista baja una montaña.

Mantén una postura relajada sobre el manillar, ten siempre la vista al frente para anticipar cualquier imprevisto que pueda surgir y ten siempre preparadas las manos para una reducción drástica de la velocidad.

habilidades ciclista

Montar en grupo.

Observa bien al ciclista que tengas por delante y ten en cuenta la distancia que os separa para poder adelantarte a cualquier imprevisto.

Montar cuando hace viento.

Cambia a una marcha que te permita mantener una cadencia fluida y tu cuerpo esté en una posición aerodinámica adecuada.

Montar la bici sin manos.

Montar la bici sin manos te permite mayor flexibilidad para poder, por ejemplo, comer un pequeño tentempié o arreglarte la ropa. Así no tendrás que parar y perder tiempo.

Dominar los frenos.

Dominar los frenos y detenerte de manera segura es vital para que en una parada de emergencia evites salir despedido por encima de la bici.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies