El ciclismo en verano exige tener en cuenta la hidratación, la vestimenta y el descanso, entre otros factores.

Está claro, montar en bicicleta es uno de los deportes que más beneficios puede aportar a nuestra salud.

El incremento de las temperaturas puede provocar muchos problemas como los temidos golpes de calor. Para evitarlos, os hemos preparado una serie de recomendaciones para que podáis practicar vuestro deporte favorito en las mejores condiciones.

La hidratación.

Es importante tomar agua helada que no congelada y evitar bebidas con gas, azucaradas y tomar grandes cantidades de agua.

Lo recomendable es ingerir pequeños sorbos de agua cada 10 ó 15 minutos aunque esta frecuencia puede variar dependiendo del calor y del esfuerzo que se haga.

Si se realiza una actividad con mucho desgaste físico se debe ingerir bebidas isotónicas que incluyan sales minerales.

ciclismo-en-verano

El horario.

Las primeras horas de la mañana o las últimas de la tarde son las más aconsejadas para salir en bicicleta evitando así las horas donde más calor hace.

No olvides informarte previamente del tiempo que va a hacer ese día por si tuvieras que cambiar la salida.

La vestimenta.

Lo más importante para una salida confortable a pesar del calor.

Hay que llevar ropa adecuada para la práctica de este deporte. Usar prendas adecuadas que favorezcan la transpiración y eviten rozaduras e incomodidades es imprescindible.

Del mismo modo, el calzado adecuado es el que permite un pedaleo continuo y evite una pérdida del control del pedal.

ciclismo-en-verano

El descanso.

Dependiendo del nivel y el ritmo de cada persona la parada deberá efectuarse antes o después.

En el caso de los niños y ancianos debe ser cada 15 minutos o antes si presentan fatiga o cansancio. En adultos, cada 30 minutos es suficiente aunque dependerá del nivel  de experiencia y de la ruta elegida.

Los peques de la casa.

Bajo ningún concepto deben ir solos, siempre acompañados de un adulto y con las medidas de protección y seguridad adecuadas.

ciclismo-en-verano

La alimentación.

La alimentación dependerá del tipo de actividad, duración e intensidad.

Si es liviana, posiblemente ingerir un plátano o unos pocos frutos secos a mitad de recorrido serán más que suficientes.

Por el contrario, si la actividad requiere de un gran esfuerzo físico se debe ingerir alimentos antes, durante y después del camino.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies